Desde la Regional MPE Rosario, conducción del Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes, nos seguimos movilizando en defensa de la educación pública.

Movilización al Rectorado de la Universidad Nacional de Rosario (UNR)

“Un clima de rebeldías individuales puede durar indefinidamente sin afectar al régimen que las provoca. Solamente cuando la rebeldía está coordinada y encauzada en un movimiento de liberación adquiere eficacia necesaria para luchar con éxito”. J. W. Cooke

Estudiantes y docentes de la Facultad de humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) vienen llevando adelante un importante proceso de organización y movilización desencadenado tras el “incidente” producido el pasado miércoles 30 de septiembre, cuando un blindex de 1.5 mts cayó desde el 6to piso del edificio de Facultad –recientemente inaugurado pero aún en obras-, impactando sobre una joven de 28, provocándole graves heridas por las que debió ser sometida a una intervención quirúrgica de urgencia. Frente a lo sucedido, las autoridades suspendieron el dictado de clases.

Este hecho lamentable no se trato de un “accidente”, sino que fue producto de la desidia y la negligencia por parte de las autoridades que inauguraron el edificio cuando aun se encontraba en plena construcción, solo con el fin de capitalizar la obra en el marco de las elecciones convocadas a principios de este año.

«Desde que se tomó aquella definición, tanto docentes como estudiantes, venimos solicitando informes en relación a la habilitación de la obra y  presentamos reiteradas denuncias por las severas irregularidades y  las pésimas condiciones en las que nos encontrábamos cursando», denuncian nuestros compañeros de la Regional MPE Rosario. Y la lista incluye desde «chispas de soldadura cayendo entre las escaleras, aguas servidas saliendo de los baños, mal funcionamiento de los ascensores, inundaciones ante la caída de lluvia, inexistencia de extintores de incendio, entre otras cosas».

Asamblea interclaustro

Desde el miércoles pasado, el Centro de Estudiantes, comenzaron a organizarse para discutir las medidas que como claustro consideraban necesarias para conseguir una respuesta efectiva de las autoridades ante lo sucedido, y arribar a soluciones reales y concretas en relación a la problemática edilicia. Con la firme convicción de poder volver a las aulas lo más pronto posible, en un espacio físico en condiciones dignas y seguras para enseñar y aprender.

Las últimas definiciones nos demuestran que la organización y la movilización estudiantil, en conjunto con los compañeros docentes, graduados y no docentes, es el camino correcto para arribar a soluciones reales. Luego de intensos días de Asambleas, Vigilias en la facultad, Festivales, Marchas multitudinarias -entre otras actividades- se consiguió:

  • La inhabilitación del edificio hasta que haya un informe positivo de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo de la Nación, que acredite que se encuentra en  condiciones edilicias seguras para poder cursar.
  • Que se convoque a cabo una sesión extraordinaria de Consejo Directivo, donde se publiquen los informes solicitados y se evalúe la factibilidad de volver a dictar clases en el nuevo edificio.
  • Que la UNR abra un sumario administrativo para investigar las responsabilidades del hecho.

«Por más que intenten desmovilizarnos seguiremos en el camino de las reivindicaciones y la defensa de los derechos de todos los estudiantes», dicen en el comunicado desde Regional MPE Rosario. «Estamos convencidos que la organización genuina de los estudiantes es el camino para conquistar nuestras reivindicaciones. Convocamos a todos los estudiantes de la UNR a seguir participando de las movilizaciones y a solidarizarse con la lucha que vienen llevando adelante los compañeros».

Etiquetas: , , , , ,