921123_1677452789210418_5549865984097008030_o_portada

Entre el viernes 4 y el domingo 6 de marzo se realizó el 6° Congreso Nacional Ampliado del Movimiento de Participación Estudiantil MPE. La instancia logró reunir a más de 750 estudiantes de las universidades nacionales y organizaciones sociales de todo el país.

El encuentro se desarrolló en la ciudad de Embalse, a lo largo de tres intensos días de debate entre estudiantes, autoridades universitarias, representantes de la juventud sindical, y referentes de distintos movimientos sociales de Latinoamérica.

A través de paneles y comisiones de trabajo, los asistentes llevaron adelante un análisis en torno al rol del Estado para con las universidades en el nuevo esquema político e hicieron énfasis en la necesidad de coordinar las luchas en conjunto y plantear las mismas metas colectivas del campo popular para defender y fortalecer los derechos adquiridos.

Durante el segundo día del congreso la mesa de juventudes sindicales contó con la participación de compañeros de la CGT y CTA, quienes también se enfocaron en el desafío de unidad y lucha conjunta al que deben llegar los trabajadores organizados en sus espacios gremiales. La jornada concluyó al final del día con la presentación del seminario “Hugo Chávez” para la formación política y el estudio del pensamiento del líder, en consonancia con el tercer aniversario de su siembra. La instancia estuvo marcada por un emotivo contexto donde se hizo un recorrido de la vida y gesta del Eterno Comandante a través de sus discursos y de testimonios de compañeros provenientes de distintos puntos de Latinoamérica.

Además, los colectivos organizadores de cada encuentro por carrera, que promueve el MPE y que moviliza a un gran número de estudiantes a nivel nacional y continental, aprovecharon para reunirse para definir las sedes y fechas de cada uno de los próximos 15 encuentros.

Compartimos acá el DOCUMENTO FINAL del 6° Congreso Nacional Ampliado del MPE. En éste se plantea un breve resumen de nuestro diagnóstico sobre la Situación Internacional, Latinoamericana y Argentina, así como las tareas planteadas para el resto de este 2016, año del Bicentenario de Nuestra Independencia.

Imágenes del Congreso Nacional Ampliado del MPE

Documento Final del Congreso Nacional Ampliado del MPE

Enlace para descarga del Documento de Cierre del 6CNA en formato PDF.

Cuando la Patria está en peligro, todo está permitido, excepto no defenderla”

José de San Martín

El Congreso Nacional Ampliado es la instancia unitaria máxima de formación, debate, decisión y orientación política del MPE. Nuestro Congreso, por definición, siempre tuvo su carácter de ampliado porque estamos convencidos que nuestra línea política, Latinoamericana y Popular, se construye y actualiza con otros que irreversiblemente se incluyen en un Nosotros más grande. En ésta sexta edición, unos 750 militantes de nuestro Movimiento y de agrupaciones amigas nos reunimos durante tres días para seguir organizándonos en el marco de una nueva situación política, social y económica.

El mundo vive una profunda crisis. La contradicción principal, esa que aparece primero ordenando al conjunto de luchas que se batallan en el mundo, es entre las fuerzas del unipolarismo transnacionalizado vs el multipolarismo emergente. Para dibujar un trazo de lo que acontece, sólo basta deparar nuestra reflexión en la crisis financiera desatada en 2008, la decadencia de la noción de centro-periferia (PIIGS1 europeos, estanflación en Estados Unidos), la emergencia de los BRICS, la abierta guerra de monedas mundial con eje en la confrontación entre el Dólar norteamericano y el Yuan chino, la crisis inmigratoria europea, la disputa por el control de la Península de Crimea entre Rusia y la Unión Europea, y la ofensiva del complejo militar-industrial estadounidense sobre los pueblos de Siria y Kurdistán, instrumentado por la dudosa organización terrorista ISIS, hablan de un mundo que vive, en palabras del Papa Francisco, una Tercera Guerra Mundial “por partes”.

En ese marco, el Bloque Financiero Global consigue imponer una serie de importantes reveses electorales a los Proyectos Progresistas del Continente. En Argentina, las elecciones incorporaban la complejidad del fin del periodo constitucional de la compañera Cristina Fernández de Kirchner, referencia de masas y gran estadista del polo emergente. Así, el balotaje del día 22 de noviembre de 2015 expresó la contradicción entre un Proyecto de Desarrollo Nacional, con base popular, vs un Proyecto Neoliberal, con tinte conservadores. Mauricio Macri de Cambiemos (PRO + UCR) se impuso a Daniel Scioli y Carlos Zannini del Frente para la Victoria (PJ + transversalidad), logrando un débil triunfo electoral, buscado desde la crisis de diciembre de 2001.

Se posterga así la posibilidad de seguir contando con el impulso de un Estado Promotor del Trabajo y la Producción, que ampliaba el mercado interno con políticas activas de generación de empleo y de inclusión social; que empujaba el agregado de valor y el desarrollo de áreas económicas estratégicas (telecomunicaciones, biotecnología, energía nuclear, etc) con autonomía de los preceptos de los organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, OMC) y la participación protagónica del país en la construcción de un Bloque de Poder Regional con eje en lo económico en el Mercosur, en lo político en la UNASUR-CELAC, sin dejar de acompañar el desarrollo del ALBA.

Ahora, muy rápidamente, se nos presenta el intento de construcción de un Estado Neoliberal, iniciando una feroz desregulación del comercio interior y exterior; el masivo despido de trabajadores del sector público y privado; la vuelta al endeudamiento externo y sus necesarias políticas de ajustes, mega-devaluaciones y tarifazos; la re-primarización de la economía y el saqueo indiscriminado de nuestros recursos naturales; el desfinanciamiento del Sistema Educativo, que incluye un recorte encubierto al presupuesto de las Universidades Nacionales con la complicidad del radicalismo universitario y la Franja Morada.

El nuevo gobierno es la representación del Bloque Financiero Global, con referencia en las Bolsas de Nueva York y Londres, los Fondos Financieros de Inversión Global –Los “Buitres”-, la Banca Financiera Transnacional y el conjunto de empresas multinacionales, en alianza con los grandes Grupos Económicos Locales, de vocación rentista más que productiva.

Macri y su “Gobierno de los CEO´s”2 están criminalizando la lucha social, atacan a la Revolución Bolivariana y promueven la ruptura de la Unidad Latinoamericana al promover explosivos acuerdos económicos del Mercosur con la Unión Europea y la Alianza del Pacífico (el ALCA de esta segunda década del Siglo XXI).

Una mirada completa del nuevo escenario nacional nos muestra una brutal transferencia de recursos desde la Clase Trabajadora y el Pueblo hacia los sectores concentrados de la economía.

Siempre hemos dicho que para profundizar había que sostener, y que para sostener había que profundizar. En ese sentido, como Campo Popular no pudimos hacer todo lo que debíamos realizar. Será tarea del momento hacer una revisión crítica de lo que nos faltó y sólo “volveremos” si planteamos una agenda que profundice la soberanía política, la independencia económica, la justicia social y la unidad latinoamericana. La contienda electoral se perdió porque, en gran medida, fueron muchos más nuestros errores que los aciertos del enemigo, sobre todo a la hora de articular y conducir el conjunto de demandas que tienen nuestros sectores populares.

Estamos ante un nuevo momento de lucha contra el neoliberalismo, marcado por una elevada conflictividad social que nos señala que la derrota electoral no significó una capitulación política y popular directa. Los Latinoamericanos desde hace más de 15 años hemos podido construir una heterogénea corriente de ruptura con la matriz ideológica, cultural, política y económica del imperialismo, y eso no se pierde de un día para el otro.

Una de las tareas más importantes del momento pasa por aportar a la construcción de alianzas amplias que permitan defendernos con eficacia, desgastando al gobierno y construyendo de una vez y para siempre el Poder Popular necesario para transformar de raíz nuestra realidad. El 6° Congreso Nacional Ampliado del MPE ha sido una acción más de las tantas que van en ese sentido.

Aunque no signifique una clara derrota política, el revés electoral ha sido costoso y sus consecuencias todavía no se perciben en su verdadera totalidad. Al mismo tiempo que superamos el tiempo de las críticas y autocríticas, debemos avanzar en la ampliación y rearticulación del Campo Popular con los estudiantes, las juventudes y los trabajadores (organizados sindical, cooperativa y/o territorialmente) dando un paso al frente.

Sabemos que se entregó un país que, con sus problemas, goza altos márgenes de empleo, se encuentra prácticamente desendeudado, y cuenta con una clase trabajadora altamente calificada3. Es por eso que se están aplicando políticas de shock para fabricar una crisis y, en tal sentido, debemos ser conscientes que detrás de la desregulación económica, el desmantelamiento del Estado y los más de 100 mil despidos (al momento), se esconde una contraofensiva de la Oligarquía y el Imperialismo.

Debemos actuar con inteligencia y con fuerza, tratando de no promover acciones inconducentes que caigan en el arrebato y no signifiquen un aumento en los niveles de organización del pueblo. Para eso no debemos legitimar construcciones que no sean genuinas ni representativas, acciones políticas estériles y referencias no validadas en las masas (sean sectoriales o políticas).

Aquellos planteos políticos que se pierdan en contradicciones secundarias o falsas antinomias –llenos generalmente de un consignismo infantil- no sólo no estarán transformando la realidad, sino que serán cómplices de las fuerzas políticas de la reacción en una Latinoamérica que todavía, a pesar de los vaivenes electorales, batalla por su definitiva independencia4.

Estamos ante un enemigo infinitamente más poderoso y sólo en Unidad podremos derrotarlo. En estos momentos de transición en el Sistema Institucional argentino, tenemos la obligación de seguir construyendo la Fuerza Social y Política que logramos construir, y que necesitamos ampliar para poder ganar. La experiencia histórica nos señala que, al resquebrajamiento del Frente Nacional de Liberación, le siguen años de derrota popular que no mira ni el color en donde nos embanderamos ni el sector del Pueblo al que contribuimos a organizar.

Eso nos lleva a la necesidad de volver a afirmar que el sujeto histórico de la transformación es la Clase Trabajadora. Por eso nos llenamos de alegría que la Juventud Sindical Peronista de la CGT, la Juventud Trabajadora de la CTA y diversas expresiones de las Juventudes Políticas de Argentina y Latinoamérica nos hayan acompañado estos 3 días de reflexión, debate y organización del Movimiento Estudiantil. Con ellos sentimos que hemos empezado a compartir una unidad de concepción que nos llevará a construir una unidad de acción, desde la práctica concreta.

En la medida en que las derechas del continente avanzan, ningún proceso de resistencia (donde las fuerzas populares no somos gobierno) o avanzada (donde controlamos el Sistema Institucional) va a poder continuar si se cierra sobre sí mismo. La defensa de la soberanía de cada país pasa por potenciar la Unidad regional.

No hay posibilidades de constituirse como país soberano coqueteando con las fuerzas imperialistas unipolares como pretende el gobierno de Mauricio Macri. Construir la Unidad Latinoamericana e integrarnos como Bloque Regional de Poder en alianza con las fuerzas multipolares del mundo es la tarea que las organizaciones libres del pueblo debemos seguir empujando.

El camino de la soberanía y la justicia social de nuestros países pasan por la consolidación definitiva de nuestro Bloque de Poder Regional, de ese sueño posible de constituir un Estado Plurinacional Continental. La Argentina Soberana y con Justicia Social (esa Patria Socialista de los 30.000 compañeros) depende de la integración y la cooperación económica con los países de la región, el fortalecimiento de la coordinación de una poderosa economía en manos del Estado, los Trabajadores, las Cooperativas y Pymes.

Vamos a promover el torrente organizativo de nuestro Pueblo desde los distintos Frentes de Masas. La participación de todos debe ser legitimada y promovida en todos los niveles de la vida social porque la política es más una construcción multitudinaria y heterogénea, que el despliegue de una buena gestión. Vamos prestar atención a las luchas en defensa de nuestra soberanía y nuestro patrimonio; el cuidado de los puestos de trabajo, las paritarias, los convenios colectivos y las jubilaciones; la defensa de la educación y sus maestros, de la Educación Superior gratuita, las nuevas Universidades, el pujante sistema científico-tecnológico y los programas de inclusión educativa; la protección de nuestro mercado interno, de las miles de nuevas Pymes y cooperativas, de las Empresas en manos el Estado y la industria estratégica rearticulada y desarrollada en los últimos años.

Estas son parte de las reflexiones políticas que hemos tenido en Embalse. Desde el 6° Congreso Nacional Ampliado, en éste 2016 como MPE afirmamos nuestra intención de impulsar:

  • La organización y promoción de los Encuentros de Estudiantes por Carrera como instancias de unidad y reflexión del Movimiento Estudiantil Argentino;
  • La ampliación de nuestro trabajo de Articulación con los barrios, los sindicatos, la agricultura familiar y campesina, y la economía solidaria;
  • El debate y la reflexión política, con la creación de un Centro de Estudios y Formación, y la gestación tanto de Escuelas de Formación Política como Encuentros Regionales de Formación que en los próximos meses tendrán sus respectivas convocatorias;
  • La construcción de instancias de Coordinación Amplias del Movimiento Estudiantil y el fortalecimiento de nuestra Comunidad Universitaria Organizada;
  • La consolidación de una Mesa Amplia de articulación la Juventudes Sectoriales, junto a las Juventudes de la CGT y la CTA, y una importante cantidad de compañeros de distintas organizaciones sociales y políticas.
  • El trabajo común con las organizaciones estudiantiles, juveniles y políticas de nuestra Patria Grande, poniendo a disposición dos herramientas de unidad: el Congreso por la Integración Política Regional (CIPR) y el Encuentro Latinoamericano de Articulación Social.
  • Nuestro aporte a la rearticulación y ampliación de la Fuerza Social y Política de Liberación, con una consecuente reconstrucción programática del más amplio y poderoso Proyecto Nacional, Popular y Latinoamericano.

Necesitamos convocarnos entre todos. Necesitamos de la milenaria experiencia de las organizaciones indígenas y campesinas, el madrinazgo moral de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, la alegría combativa de todos los jóvenes y estudiantes, la potencia de las cooperativas y mutuales, la resistencia de los movimientos populares, la reflexión de los intelectuales y las imprescindibles capacidades organizativas de los sindicatos.

Vivimos un tiempo que requiere de toda nuestra alegría, nuestra creatividad y nuestra militancia. La realidad se lee con barro en los zapatos y no desde una mesa de café. Nuestra responsabilidad pasa por cumplir con alegría lo que nos decía la compañera Evita: “Cada uno debe empezar a dar de sí todo lo que pueda dar, y aún más. Solo así construiremos la Argentina que deseamos, no para nosotros, sino para los que vendrán después, para nuestros hijos, para los argentinos de mañana”.

6 de Marzo de 2015, Embalse, Provincia de Córdoba

Movimiento de Participación Estudiantil

1 Los PIIGS, Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España, son el núcleo de los países “desarrollados” que viven las peores consecuencias de la crisis capitalista desatada desde 2008.

2 Ministro de Hacienda y Finanzas: Alfonso Prat Gay, responsable de la fuga y el lavado de dinero de la Familia Fortabat (Loma Negra) y ex-miembro de la Banca Morgan en Nueva York, Londres y Buenos Aires. Presidente del Banco Central (BCRA): Federico Sturzenegger, discípulo de Cavallo y responsable del estafador “megacanje”. Presidente del Banco Nación: Carlos Melconian, promotor de la dolarización y el ALCA, candidato a Ministro de Economía de Menem en el año 2003. Jefe de Gabinete: Marcos Peña, el mejor alumno del “asesor” Jaime Durán Barba. Secretarios de Estado de la Jefatura de Gabinete: Mario Quintana, el CEO de Farmacity, y Gustavo Lopetegui, CEO de la Aerolínea LAN. Canciller: Susana Malcorra, ex gerenta de IBM y Telecom Argentina, impuesta por Estados Unidos como Jefa de Gabinete de Naciones Unidas. Ministro de la Producción: Francisco Cabrera, fundador de la extinta AFJP Máxima, ex Director Ejecutivo del diario La Nación y ex Gerente del sector minorista del Banco HSBC. Ministro de Agricultura: Ricardo Buryaile, ex titular de Confederaciones Rurales Argentinas y dueño de gran cantidad de tierras de Formosa y Chaco. Ministro de Energía: Juan José Aranguren, CEO de Shell en Argentina. Ministra de Desarrollo Social: Carolina Stanley, ex funcionaria del Banco Macro y el City Bank. Presidenta de Aerolíneas Argentinas: Isela Constantini, CEO de General Motors. La lista podría continuar…

3 Pensemos en los jóvenes que llenaron las nuevas universidades.

4 Si el nuevo gobierno sigue ajustando y eso se nota en el consumo popular, el escenario será favorable a nuestras luchas. Si este ajuste se atrasa a causa de llegada del crédito internacional de “los mercados” (el imperialismo), el eje de las lucha será por la defensa de la Soberanía Nacional contra el avance neoliberal. No habrá victorias rápidas, sino una lucha prolongada. Menos prolongada será, cuanto menos sectarios seamos. Construcción de base, paciencia, unidad y lucha bajo consignas correctas son parte del camino a construir.

Etiquetas: