(1)

El pasado 28 de marzo, se condenó a 12 años de prisión al empresario Marcos Levín, dueño de la empresa de transporte ¨La Veloz del Norte¨ de Salta, por su co-responsabilidad en el secuestro y tortura del chofer y delegado de la UTA Victor Cobos a finales de 1976.

Se cumplieron 40 años del Golpe de Estado Cívico-Militar, promovido por grupos económicos concentrados y ejecutado por la Junta Militar, que instauró el auto-denominado “Proceso de Reorganización Nacional”. La conmemoración del “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia” ha sido un gran logro del pueblo argentino, con los distintos organismos de Derechos Humanos a la cabeza (como lo son Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de detenidos y desaparecidos por razones políticas, H.I.J.O.S., entre otros), que no sólo buscan la condena de los responsables materiales e intelectuales de las atrocidades provocadas hacia la sociedad argentina, sino también a los cómplices, partícipes necesarios y corresponsables de los distintos sectores sociales y en éste sentido, muchos empresarios fueron los grandes beneficiarios directos de la implantación del terrorismo de Estado.

La lucha incansable de estos estandartes de la memoria, la verdad y la justicia se vio reflejada en todas las plazas el pasado jueves 24 (con epicentro en Plaza de Mayo, Córdoba y el Monumento a la Bandera en Rosario) donde el Pueblo empoderado demostró su firme convicción y adhesión a las políticas en materia de Derechos Humanos que nos hacen ejemplo en el mundo. Luego de casi 4 décadas de lucha, los organismos de DDHH lograron llevar a los juicios la necesidad de que se tenga en cuenta en los procesos de investigación, la responsabilidad civil y la colaboración de distintos sectores y actores en el suministro de información; la estigmatización; la persecución y la facilitación de medios e instalaciones, con los secuestros, las detenciones y desapariciones perpetradas por el terrorismo de Estado.

En este sentido, celebramos la condena a 12 años de prisión del empresario Marcos Levín el pasado 28 de marzo, por ser partícipe y corresponsable del secuestro y los tormentos a trabajadores de la empresa de transporte de la que era dueño: La Veloz del Norte. Entre ellos, al chofer delegado de la UTA, Victor Cobos. Si bien ya existe una condena a empresarios por delitos de lesa humanidad -recordemos la condena a los hermanos Mendez por prestar la quinta para el secustro-detención y asesinato del abogado laboralista Carlos Alberto Moreno, quien representaba a los trabajadores de la cementera Loma Negra-, esta sentencia tiene especial relevancia por ser la primera que juzga la co-responsabilidad con el aparato represivo y sienta un precedente para casos similares -que hoy se encuentran frenados- como el de Blaquier en Jujuy (Ingenio Ledesma) o Vicente Massot en Bahía Blanca (Diario La Nueva Provincia).

El juicio en Salta comenzó en septiembre del año pasado y tuvo que pasar por diferentes trabas que entorpecieron la investigación. Sin embargo la justicia llegó, y se condenó tanto a Levín como a tres policías de la comisaría 4ta de dicha provincia a la pena de 12 años de prisión. El empresario está acusado de entregar información sobre trabajadores/as con participación activa en los gremios y ceder herramientas para facilitar el accionar de los encargados de detenciones ilegítimas y desaparición.

Desde el Movimiento de Participación Estudiantil (MPE Argentina) resaltamos la importancia de la investigación y condena a los responsables civiles y empresariales, ya que detrás de la estigmatización y la demonización hacia la militancia, se concretó un programa económico encargado de colonizar el país a las potencias imperialistas con arraigo principal en los Estados Unidos, éste fue el motivo principal del Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Este logro es de la sociedad entera, pero sobre todo de los organismos de Derechos Humanos, que nunca se arrodillaron ni rindieron y hoy siguen siendo ejemplo de lucha inclaudicable y reivindicación militante.

La sentencia descubre a todo un sector cómplice de la dictadura como es el de los grandes grupos económicos, que han sido, como se ha mencionado, los beneficiarios económicos directos del Golpe. Celebramos la condena a los autores intelectuales del secuestro y tortura de Víctor Cobos y de más de una docena de trabajadores, pero seguimos en la lucha por el juicio y castigo de muchos involucrados/as, que aún en la actualidad y a 40 años del Golpe, se mantienen inmunes. No descansaremos hasta ver a todos y todas los/as responsables de lo sucedido en la noche negra de la dictadura, cumpliendo su condena en cárcel común.

¡Los grupos económicos también fueron la dictadura!

A 40 años seguimos gritando:

¡Nunca Más! ¡30.000 Compañeros/as Desaparecidos/as Presentes!

MPE UNICEN

Comisión de Derechos Humanos

Etiquetas: ,