Reunidos los días 27 y 28 de febrero de 2010 en Uruguay el secretariado del Cono sur, integrado por: Federación Universitaria Argentina, Uniao Nacional dos Estudantes
(BRASIL), Federación de Estudiantes de la universidad de Chile, Federación de Estudiantes Universidad Federico Santa María (Chile), Centro de Estudiantes de la Facultad de Química de la Universidad Nacional de Asunción, Movimiento por la Revolución Estudiantil (MRE) (Paraguay), Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay.

En nuestro análisis de coyuntura latinoamericana
constatamos la Existencia en la mayoría de los países, un
fenómeno de rescate de autonomía, de su soberanía,
la importancia de la inversión del estado en proceso de
transformación social y la integración regional. Se distingue
un proceso de avanzada, de gobiernos que accedieron al
poder representando a los sectores más populares. Dentro
de este avance se visualiza matices que se diferencian por la
implementación de políticas económicas y sociales. Dentro
de este se encontrarían Cuba, Venezuela y Bolivia; quienes
claramente encabezan dicho proceso. El segundo bloque se
organiza para impedir el avance de nuestros pueblos con claros
ejemplos que configuran una contraofensiva del imperialismo,
como ser las bases militares en Colombia, la violación a la
soberanía Argentina por parte de Inglaterra, la reactivación de
la cuarta flota, los sucesos de las elecciones en Chile y Panamá,
así como la invasión en Haití y el golpe de estado en honduras.
Ante esto llamamos a los pueblos de Latinoamérica a luchar
contra el reordenamiento de los sectores más conservadores
y reaccionarios de nuestro continente
Frente a esto reafirmamos la importancia de La Universidad,
creadora y transformadora, al servicio de sus pueblos, por una
cultura de Paz y soberanía en la región y en el mundo.
En este contexto adquiere especial relevancia el papel
que juegan los diferentes movimientos sociales en la lucha
por la profundización de estos procesos. Reafirmamos la
importancia de la OCLAE como herramienta de lucha e
integración. Y la unidad de la OCLAE con el movimiento obrero
y los sectores populares y más avanzados, asumiendo estos un
protagonismo político.
Destacamos frente a esto la influencia de los medios
de comunicación, la hegemonía que sobre estos
tienen los sectores más retrógrados. Demandamos una
comunicación democrática que refleje e impulse la riqueza
y diversidad cultural y política, que fortalezca una identidad
latinoamericana. Aumentando medios de comunicación
locales, universitarios y comunitarios; enfocados al interés
social común y no del mercado. Señalamos el importante rol
que tienen políticas como la ley de medios en Argentina para
avanzar en esta dirección.
Haciendo valer nuestra historia y tradición, exigimos que
la educación sea considerada como un bien público, social y
un derecho humano fundamental. Fortaleciendo los sistemas
e instituciones de educación pública y el papel del estado
como responsable y apostando que este sea el único garante
del financiamiento y aseguramiento de la calidad y de la
pertinencia social. Para esto demandamos políticas públicas
que vayan en la dirección de asegurar la autonomía, la
democracia interna y el cogobierno, la gratuidad, garantizando
la masificación del acceso y la permanencia. La educación
superior debe responder a las demanda de nuestros pueblos,
para poner fin a siglos de subdesarrollo y pobreza de nuestra
región. En ese sentido debe estar orientada la investigación
generada en nuestra casa de estudios dando respuesta a
necesidades de los pueblos y no de grupos económicos o
corporaciones. Así mismo los Planes de Estudio deben tener
un enfoque de formación de ciudadanos integrales y críticos
y comprometidos con la transformación social, soberanía y
autodeterminación de nuestros pueblos. Todo conocimiento
general de la Universidad debe ser un bien público. La
universidad debe consustanciarse con sus pueblos a través de
la extensión, aportando la herramienta del conocimiento, que
en ella se genera, para poner a disposición del desarrollo de
nuestra América.
Necesitamos que nuestra región encuentre salidas
conjuntas y comunes, para antiguos problemas. Gran parte
de eso provendrá de una articulación común en el ámbito
educacional.
En ese sentido saludamos las iniciativas como el Espacio
Latinoamericano y Caribeño de Educación superior (ENLACES).
De la misma manera que es urgente la adopción de acuerdos
concretos que atiendan estas demandas en espacios de
integración multilateral, como el Mercosur, el ALBA y la
UNASUR. Para esto es necesario el involucramiento de toda
la comunidad Universitaria Latinoamericana. En el marco del
bicentenario de la primera independencia de nuestros países
luchemos por una nueva Reforma Universitaria.
POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA, GRATUITA.
POR UNA UNIVERSIDAD AUTONOMA CON
PERTINENCIA SOCIAL.
POR LA INDEPENDENCIA DE LOS PUEBLOS Y LA
INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA