Compartimos la siguiente «Columna de Opinión» de dos compañeros del MPE en la Red Informativa Federal «Desde Acá» sobre la discusión parlamentaria en torno a las Leyes de «Cerrojo» y «Pago Soberano». Como organización sostenemos una posición soberana y de autodeterminación de los Pueblos y nunca acompañaremos opciones políticas que sedan ante la presión de los Fondos Financieros de Inversión Global, «Los Buitres», instrumentos jurídico-económicos del imperialismo.

(Ver nota original en «Desde Acá»)

Bossio y el medio vaso vacío: Algunos puntos para el debate

web1* Por Matías Caciabue y Leonardo Moyano. Movimiento de Participación Estudiantil

“El Bloque Justicialista está aportando la posibilidad que nosotros tengamos una opción distinta en la Argentina. Esa opción tiene que ver con terminar con el tema de la lacra de ´Los Buitres´ y para eso hay que darles herramientas al Poder Ejecutivo”

Diego Bossio en la Sesión de Diputados de la Nación del 15/03/2016

partido-justicialista-2155339w620

En el marco de la Plaza Congreso durante la votación en Diputados, en redes sociales, en el mate y el diálogo de los compañeros, el sujeto “Bossio” con el adjetivo “traidor” corrió por cuenta y parte de muchos.

Los autoconvocados de “Resistiendo con aguante” se sacaron de encima parte de su amargura con un insulto al sexto en la lista de Diputados de la Provincia de Buenos Aires que, otrora, tuviera intenciones de ser candidato a gobernador con una foto con Cristina bajo la consigna “Construimos”.

¿Traidor? Sí. Sin dudas. Su traición nos duele porque Bossio, en tanto ex Director Ejecutivo del ANSES, era una de las caras de las mejores políticas sociales del kirchnerismo. Pero si nos quedamos con esa parte de la historia no le estaremos llegando a la raíz del problema, a ver la mitad del vaso vacío.

Desde la perspectiva de la construcción de la Fuerza Social y Política, de esa que, entre otras cosas, hace falta para imponerse en las elecciones, nos preocupa que detrás del correcto juicio político a un liberal de la Fundación Contemporánea con vínculos políticos con el think tank macrista Fundación Grupo Sophia[1], no observemos las desinteligencias estratégicas del Proyecto Político que, habiendo  llegado a posición de gobierno, mejor encarnó los intereses nacionales y populares en más de 50 años.

Tampoco se trata de esgrimir un juicio moral, “progre” e infantil, afirmando que “el gobierno popular estaba lleno de liberales”, dado que a Bossio podríamos agregar a Lino Barañao y tantos otros “viejos traidores” al Frente para la Victoria (De La Sota, Reutemann, Massa, Monzó). Eso tiene más que ver con la resultante de las co-relaciones de fuerza expresadas en el Sistema Institucional, en un marco de análisis que debe ir de lo general a lo particular (de lo global a local, del mundo a cada territorio).

Se trata de que colectivamente observemos que ese Proyecto Político-Estratégico que en el 2003, luego de una difícil contienda con el Proyecto Neoliberal-Dolarizador, entró por la ventana de la historia al Poder Ejecutivo[2] y rápidamente pudo articular una fuerza convergente a los procesos de emancipación que irrumpieron en Latinoamérica.

Sostendremos aquí el punto de que esa Fuerza Social y Política tuvo su momento de máxima expansión en el ciclo 2009-2011, y el aplastante 54% de CFK en Octubre de ese último año fue consecuencia, y no causa, de su poder político dominante. Los últimos años del primer mandato de Cristina Fernández encontró al heterogéneo movimiento popular fortalecido material y moralmente, y con un fuerte protagonismo político-institucional.

El Movimiento Obrero encontraba una CGT unificada y con una enorme capacidad de movilización bajo la conducción del MTA. La CTA, aunque dividida, encontraba al sector mayoritario decididamente militando a favor del gobierno. El sector Pyme estaba oxigenado con políticas de protección y promoción[3] y el Movimiento de la Economía Solidaria había reconstruido la red de solidaridad económica y laboral[4]. Las Organizaciones Barriales resignificaron el rol político de los Trabajadores Desocupados (de piquetero a cooperativista y promotor sociocomunitario), y aparecieron importantes columnas del movimiento estudiantil y juvenil, expresando una re-emergencia de las capas medias en una política nacional y popular.

Este gobierno tomó las banderas del Movimiento Popular y –bien en la mayoría de las veces, regular en otras- las llevó adelante como políticas de Estado. Eran los sueños presentes en la memoria del Pueblo. Pero por un déficit en la concepción teórica[5] o situaciones políticas que no comprendemos o conocemos, en el último mandato del kirchnerismo (2011-2015) sufrimos una desarticulación relativa de los sectores movilizados dentro de las Fuerzas del Proyecto Nacional. El tercer período fue el más claro en el planteo político ideológico al mismo tiempo que se perdían, relativamente, las alianzas en el plano, como diría Gramsci, de la “Sociedad Civil”.

Hacia el ciclo 2012-2015 nos encontramos con un Movimiento Sindical sorprendentemente dividido y con el no empoderamiento por parte del Gobierno de ningún sector sindical para, a partir de allí, lograr una síntesis afín a un Proyecto Nacional que seguía dando duras disputas contra los enemigos de la Nación y el Pueblo (contra los Fondos Buitres, contra los formadores de precios, etc). Se habló de la fuerza de los jóvenes, se los idealizó como “sujeto”, y se fetichizó un esquema organizativo que tendía a achicarse y a cerrarse. El segundo punto para el debate tiene que ver con esto. Se realizó un enunciado político sin el contenido social suficiente, lo que constituye un grosero error estratégico. Dicho de otro modo, se habló y trabajó para el Pueblo pero se obturó en parte la construcción del poder popular y se redujo el protagonismo en el Sistema Institucional (Parlamento, Ministerios) de los sectores sociales beneficiados enormemente por el Proyecto Nacional.

Estamos ahora bajo un contexto internacional donde se agudizó la crisis económica que se desató en 2008. Los precios de las commodities[6], generadoras de las divisas que necesita nuestro continente, cayeron estrepitosamente, mostrando la debilidad de asentar en exceso nuestros proyectos políticos en altos niveles de consumo de bienes y servicios que todavía estamos lejos de poder generar.

La disputa entre el unipolarismo transnacional (Citys Financieras, con Nueva York y Londres a la cabeza, buscando imponer una nueva arquitectura global) y el multipolarismo emergente (Rusia-China + BRICS + Irán-Siria + UNASUR-CELAC-ALBA) ha generado, en palabras del Papa Francisco, una Tercera Guerra Mundial “por partes”.

En nuestro último punto se nos hace preciso afirmar que como Movimiento Popular no pudimos ver en su real dimensión esa nueva situación global con amplias consecuencias regionales y locales. Nuestramérica vive una dura contraofensiva imperialista que puso en jaque al proceso de articulación progresista y popular de los gobiernos de la región. Medios de Comunicación, Corporaciones Económicas, Poder Judicial y Oposición funcional construyeron el “círculo rojo” que impulsa la restauración conservadora, junto a un grupo mafioso de las estructuras de Inteligencia y algunos sectores de las Fuerzas de Seguridad.

No podemos vivir en el valle de lágrimas. Estas notas sólo sirven para aportar al debate y la autocrítica necesaria que debe allanarnos la respuesta al “¿Qué Hacer?” de estos tiempos. Seguir hundiéndonos en la antinomia kirchnerismo-antikirchnerismo nos achica y nos encierra en la discusión a la que justamente quieren llevarnos los enemigos. Macrismo-Antimacrismo puede servirnos un tiempo, pero la situación que se avizora es tan compleja que al gobierno restaurador neoliberal debemos oponerle nuestra lucha y organización anclándonos en la doble contradicción Oligarquía-Pueblo, e Imperialismo-Nación.

La ofensiva enemiga tiene escala Latinoamericana y busca desarticular a todos los Proyectos de Liberación. Para eso impulsan la judicialización de la política, la censura en la prensa, la criminalización de la lucha, y la cooptación de funcionarios que sean oportunistas o endebles en lo ideológico. Con sus matices, este accionar es visible en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina y hoy con más fuerza que nunca en Brasil.

El destino estratégico del gobierno de la Alianza Cambiemos (Pro, UCR y Coalición Cívica), hacia lo interno, se define en una disputa entre la red financiera-energética transnacional y el complejo exportador agrofinanciero, quedando por fuera del interés del gobierno las ideas de desarrollo productivo[7], de protección de mercado interno y de equidad social.

Por eso, como Pueblo y como Nación, necesitamos reconstruir y consolidar un gran Frente de Unidad, que contenga la máxima organización, con máxima heterogeneidad, con cada vez más sectores articulados y más cuadros políticos con capacidad consolidar una unidad de concepción y de acción que nos lleven a avanzar, sin tener que dar de nuevo un paso atrás, en el proceso de emancipación de los pueblos de Nuestramérica.

De la articulación de los sectores, a la reconstrucción de la Fuerza Social y Política de Liberación. De la fragmentación a la unidad. De la unidad al protagonismo, con las cuatro banderas como estandarte: Soberanía Política, Independencia Económica, Justicia Social y Unidad Latinoamericana.

[1] La Fundación Contemporánea es un espacio de articulación de ideas políticas mendocino bajo el mando del peronista disidente Simón Bestani. La Fundación Grupo Sophia es uno de las dos usinas del macrismo, junto con la Fundación Pensar, presidida hoy por Gustavo Lopetegui (Segundo de Marcos Peña, ex CEO de LAN) y se referencia en Horacio Rodríguez Larreta (Jefe de Gobierno de la Ciudad), María Eugenia Vidal (Gobernadora de Buenos Aires), y Carolina Stanley (Ministra de Desarrollo de la Nación, ex Grupo Macro y Citi Bank).

Afirmaba Horacio Verbitsky: “Bossio integra la Fundación Contemporánea, que Jaque [ex gobernador de Mendoza] financió con subsidios. […] Sus integrantes son jóvenes egresados en Ciencias Políticas, Administración de Empresas y Derecho de la Universidad Católica y de la Universidad Austral. Bossio es la excepción: se graduó como economista en la Universidad Nacional de Buenos Aires, aunque tiene un postgrado en la de San Andrés. Algunos Contemporáneos integran la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas y/o se especializaron en Estados Unidos. Se definen como adscriptos al humanismo cristiano y se relacionan con la Fundación Adenauer, de la Democracia Cristiana alemana, y con la Comunidad Latinoamericana de Jóvenes Humanistas (CLAJH), parte de la internacional democristiana. Junto con la Fundación Adenauer han organizado un encuentro en Malargüe sobre “La Nueva Generación del Humanismo Cristiano”, en la que además de Jaque participaron Gabriela Michetti y el obispo de San Rafael, Eduardo Taussig, el último discípulo del pensador integrista Carlos Sacheri. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sus relaciones políticas no son con el kirchnerismo, sino con el Pro: varios de los miembros de la Fundación Contemporánea también han formado parte del Grupo Sophia, creado por el actual jefe de gabinete de ministros porteño, Horacito Rodríguez Larreta”. Verbitsky, H. (2009, 12 de Julio). “Asuntos de Familia”. Diario Página 12. Extraído de: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/ subnotas/128109-41125-2009-07-12.html

[2] De la mano de Eduardo Duhalde y el llamado “Polo Productivo” de la Sociedad Rural Argentina (SRA), de Confederaciones Agrarias Argentinas (CRA), de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) y el sector de “Industriales” de la Unión Industrial Argentina (Ignacio De Mendiguren, Paolo Rocca).

[3] “En la Argentina representan aproximadamente el 78% de los empleos, el 67% del valor agregado, y el 40% del PBI. Con una cantidad que oscila en alrededor de 900.000 unidades económicas, son casi el 98% del total de empresas del país”. “De Panorama PYME en la Argentina”. Extraído de: http://www.eumed.net/libros-gratis/2006c/202/1a.htm

[4] “La Economía Social en números: Total de asociados a entidades de la Economía Social: 14.389.780 – Asociados a Cooperativas: 9.392.713 – Asociados a Mutuales: 4.997.067 – Entidades de la Economía Social tienen más de un siglo y medio de vida: 150 – Total de Mutuales y Cooperativas registradas en el país: 16.926 – Puestos de trabajo directos que genera la Economía Social: 289.460 –  Producción de la Economía Social en el país: 9% del PBI”. “Historia”. Extraído de: http://www.ipesargentina.com.ar/historia/

[5] Algunos funcionarios de gobierno reproducían un discurso liberal (sea de raíces universalistas, o de origen postmarxista) bien lejos del cuerpo teórico del nacionalismo popular y el análisis materialista histórico.

[6] Tengamos en cuenta el impulso hacia el autoabastecimiento energético de Estados Unidos con hidrocarburos no convencionales y la avanzada sobre las empresas de Biotecnología de China.

[7] Con industrialización, con participación popular en la toma de decisiones, con inversión en educación, ciencia y tecnología, con desarrollo de economías regionales de agregado de valor en origen, con fortalecimiento del mercado interno y generación de fuentes de trabajo, con control de áreas económicas estratégicas en manos del Estado (obras de megainfraestructura y logística, energía nuclear e hidroeléctrica, petróleo, infotelecomunicaciones, biotecnología), etc.

Etiquetas: , , , , ,